<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9491221\x26blogName\x3dyo+pienso\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_DO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/\x26vt\x3d-5915193824552201631', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

yo pienso

cosas que pienso y luego escribo sin delete, sin copy, y sin paste.

sopa de langosta y 3 hamburger

Ayer, mientras departía en un buen momento en casa de la novia de un pana muy pana, estaban los viejos hablando vainas supérfluas pues como siempre a esa hora -si están desde el mediodía en eso- se les han acabado los temas de conversación y el acohol no ha surtido su efecto. Quizás porque no es Brugal lo que están bebiendo, es Mr. Johnny o la rubia Stoli, pues dicen que con el Brugal el seguro no cubre pues las mujeres se encueran sólas después del 2do.

Anyway, siguen las conversaciones banales y ya casi están los hamburger. Yo tenía hambre, me comí 3. Eran buenos, bonitos y caros. Lo que vino de "Second Course" como le dicen los gringos era Sopa de Langosta, o mejor dicho de cabeza de langosta. Ay coño, yo no sé si era el poder afrodisíaco de la langosta o su cabeza o las patas que le chupé. Quién sabe si hasta la mierda por las paticas me comí, osea yo estaba todo un come mierda, en todo el sentido de la frase.

Algo no encajaba. No sé si fue la mezcla de Hamburger con la Sopa del más allá, o era el inevitable Power que tenía, el punto es que de ahí nos fuimos una discotequita de 16-18 de la Lincoln y yo me sentía el más grande. Pero me sentía chiquito, porque me entró una vaina como si me hubiese comido 3 platos de obrero de arró blanco, estaba amemao. No hubo trago que me arreglara, ni whisky, ni vodka, ni cerveza.

Y para colmo cuando estaba terminando mi último trago amargo me encuentro con mi hermanita de 17 años.
No me joda nadie.

Me fuí para mi casa y no supe de mí ni de lo que me pasó ayer hasta ahora que lo escribo y vagamente lo recuerdo.
« Inicio | Proximo »
| Proximo »
| Proximo »
| Proximo »
| Proximo »

12:54 p. m. Blogger Rithelena escribio,

jajaja ay yaqui cada dia me leo unos de tus posts, y o me haces reir a carcajadas o me haces llorar, anoche me soñe con la mordidera de la labio inferior,fo que rico! y ahora estoy muerta de risa. baby! es que eso que comiste no pega! eso no se llama comer mierda, se llama comer bomba!    



» Publicar un comentario