<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9491221\x26blogName\x3dyo+pienso\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_DO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/\x26vt\x3d-5915193824552201631', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

yo pienso

cosas que pienso y luego escribo sin delete, sin copy, y sin paste.

4th of july.

martes, julio 04, 2006
vaya celebración.
la oligarquía de mi país celebra el 4 de julio por todo lo alto.
el emperador (perdón, embajador) hertell con todos los lambones funcionarios de un estado tan fallido, beben (perdón, toman) veuve cliquot al compás de una música que pocos realmente entienden; y sólo lloran las copas de champagne que sudan la muerte tan estúpida de nuestro querido Milton Peláez.

tan solo unos días atrás nos encontramos mi prima y yo al mediodía con Milton en el gimnasio. me parecía inconcebible cuando a tempranas horas de la mañana un compañero de trabajo me preguntaba si era cierto o no lo ocurrido. Todavía pienso que no es cierto. Porque NADIE le apunta con pistola a un animal doméstico de su propiedad y por equivocación le pega al pecho de una -sino- la persona más policafética de nuestro país.

al momento en que sonríe el embajador junto a su esposa y unos cuantos para la foto, llora el cielo y el país una trágica pérdida. Y es que los dominicanos hoy tenemos más de una razón para llorar. aquí hasta las lágrimas nos quedan cortas si las tenemos que compartir entre un luto a la familia Peláez y un país que todos los días se nos va más de las manos de la corrupción y el enriquecimiento de otros.
y donde todos, absolutamente todos, hacen lo que les da la gana.

entonces, señor embajador, discúlpeme si hoy no me siento con ganas de celebrar la independencia de su país. es que en el mío el día amaneció gris y sólo tengo ganas de llorar de la rabia.