<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9491221\x26blogName\x3dyo+pienso\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_DO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/\x26vt\x3d-5915193824552201631', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

yo pienso

cosas que pienso y luego escribo sin delete, sin copy, y sin paste.

ella me lo dijo así y mira como yo me sentí.

domingo, marzo 13, 2005
"te hago sentir así porque así tú me haces que te haga sentir!"

el que no lo entienda es porque no tiene que entenderlo. y quien lo entienda, no tiene ni idea de cómo yo me siento. quizás ella también se siente así. quién sabe. los dos lo sabemos y ninguno lo sabe.

SE PONEN DE MODA LOS TRAJES DE GALA ENTRE JÓVENES

lunes, marzo 07, 2005
Hace tiempo que en nuestro país, especialmente en los campos, cambiaron los burros por los motores. Y este cambio, por supuesto, ha llegado con sus consecuencias. Aparentemente está pasando lo mismo con la forma en que nos manejamos -y ahora estoy hablando de nosotros como jóvenes.

Por más que me una el fuerte vínculo de la amistad a los propietarios, la gerencia y los empleados, no puedo parcializar mi juicio ante tal hecho. Cuando digo el hecho, voy más allá del caso en cuestión y la muerte de una persona y dos internados por lo ocurrido en una discoteca importante de esta "Metrópoli".
Y como lo que pasó ya pasó -valga la redundancia- yo no pienso cambiar las cosas por algo que diga o escriba.

Lo que digo en estos párrafos es lo que YO pienso y lo están leyendo porque alguien me prestó su canal para que me vieran por televisión -bueno, por internét.

El caso es que, hablando del tema con un amigo, me decía que la mayoría del tiempo se hacen esas actividades, y los que participan, lo hacen más por el inconciente morbo que por ser a posta o pensando en daños a sí mismos o a terceros. Yo le respondí que es cierto pero que a mi pensar va más allá de eso y que tiene mucho que ver con la psicología del dominicano, el machismo y la cultura. Que la decisión pasa de ser ser racional a una emocional con una mirada de una extraña y atractiva chica luego del primer trago. Que esto que digo, no suene a justificación alguna de lo ocurrido. En el caso de "el concurso" y en el caso de este artículo, el fin no justifica los medios. Sigamos en busca de la Inteligencia Emocional antes de tomar las decisiones.

Hay que ser conciente de que este hecho refleja directa e indirectamente hacia donde nos dirigimos como sociedad. En este orden, los promotores tienen un poder que aparentemente no reconocen. Es como un presentador que no se dá cuenta del poder que tiene el micrófono. Creo que está demás decir cuántas veces y más de una lo van a pensar los promotores de eventos nocturnos antes de elegir su próxima atracción espectacular. Por el lado contrario, nadie le puso una pistola a los que cometieron el exceso por ingestión. A menos que ahora el arma venga en forma de papeleta, sigo pensando que nadie más que nosotros mismos debemos ponernos los límites. Si es cierto que quien lamentablemente perdió la vida y los que ahora se encuentran en la clínica firmaron un papel que descargaba al promotor, la gerencia, los dueños de la actividad y el establecimiento de responsabilidad alguna, de igual manera volvemos al tema de ponernos límites a nosotros mismos.

Que no se sigan poniendo de moda los trajes negros y las camisas blancas para ir a funerarias y funerales, que a esta edad no estamos vivos para enterrar gente, estamos vivos para disfrutar en vida junto a los que nos rodean y para que nos démos la vida que queremos con conciencia, moderación y madurez.

Qué pena que hoy en día, tu traje de graduación, tenga más probabilidades de ser usado en un funeral a destiempo que en la boda de tu mejor amigo.

por yaqui núñez-del risco m.(yaqui@uepa.com)
lunessietedemarzodeldosmilcinco
+ info