<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9491221\x26blogName\x3dyo+pienso\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_DO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://aterriza.blogspot.com/\x26vt\x3d-5915193824552201631', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

yo pienso

cosas que pienso y luego escribo sin delete, sin copy, y sin paste.

enelpunto

miércoles, enero 26, 2005
alguien me dijo que tu tenías un novio que se parecía a una novia que yo tenía en febrero del año pasado.

-extracto del coro del tema "Somebody told me" de The Killers.

¿Quién es tu Papá?

Para muchos la independencia es simplemente eso, una independencia y no La Independencia. Sin mayúsculas porque siempre la hemos tenido e intangible porque como palabra no pinta otra imagen que no sea de separación. Entonces sucede que sólo se vuelve tangible y la recordamos cuando nos falta y ahí nos damos cuenta que no siempre la tuvimos. Que con tres hombres comenzó el intento y cuando nos la dieron, nos quedamos con los héroes en los libros y cada día menos en la memoria. Disfrutemos lo que tenemos y recordemos a los que nos la dieron, como debe ser.


-Duarte es mi Papá.

del primer día. costos 2.

jueves, enero 13, 2005
ella se está victimizando para que se compadezcan de su persona. no le merezco respeto alguno. por lo menos por ahora y hasta ahora. viste como se intimidó cuando le hice las preguntas? cómo trató de neutralizar las respuestas? ella dice algo como que: “entonces, no quiero que estén saliendo y entrando del curso porque eso desconcentra, y a menos que sea un día especial con un tema interesante, cualquier mínimo movimiento los va a desconcentrar. por eso también queda prohibido comer chicle, comida, papitas o refrescos en clases”. –“professeur, dígame algo, entonces usted quiere decir que sus clases van a hacer aburridas?” pregunto yo en un tono muy serio (ya que arriba de que voy a coger una materia que no me atrae, me tengo que enterar porque ella misma se clava el cuchillo de que va a ser aburrida. coño, lo único que yo no quería, que fuera aburrida.) para qué fue eso. ella me quería brincar arriba, pero no quería delatarse. perdón, delatarse delante de los demás porque yo la ví encuera. de alma, claro. ella me respondió con una excusa bastante barata de que aparentemente no supo explicarse. cosa que no le discuto, no supo explicarse. por fin en algo estoy de acuerdo con ella. en eso y cuando dijo que a ella nunca le gustaron los números y las matemáticas (+2ptos lleva ganados en mi libro. osea que lleva -98 porque comenzó con -100). cuando le pregunté que dónde ella trabajaba, luego de responderme lo que no le había preguntado, diciéndome que trabajó quesiyocuantos años en una agencia y nosecuantos en otra, no me respondió. bueno, después de otro intento me dijo que se independizó. pasó un rato y saben lo que pasó? ella alega que si yo estoy cuestionando su conocimiento para impartir la materia por mis preguntas de su ‘background’. yo le dije que no tengo el criterio para hacer eso. ella no sabe que decirme. ahora, otra muestra de lo que te digo es que su lenguaje corporal y el tono de su voz dicen todo lo contrario a lo que sale de su boca. está intimidada. de qué? no sé. pero cuando dijo disque: “yo sé que tu trabajas en agencia porque esas preguntas solo las hace alguien que trabaja ahí”, claro, to’el mundo se quedó callado y nadie decía nada, el único fui yo. bullshit, está tratando de analizar los que componen la clase para saber el nivel con el que está bregando. ella le pregunta a cristal y a otra jevita: “tu no reconoces mi cara? porque como que te he visto de antes, del ambiente..”. era para ver qué respondían, a ver si trabajaban en medios en alguna agencia. nos despacha diciéndonos que la semana que viene nos hablará un poco más del programa porque se va a tomar estos días para ‘catch up’ en el sistema que usa agb de los people meters, porque esto de la tecnología va rápido y en 3 meses las cosas cambian mucho, es decir, la tecnología.

bueh, aquí hay gato entre macuto. no me gusta lo que veo, eso es lógico, pero más allá de la apariencia, espero que exista una razón de ser o actuar en el primer día de clases que me pruebe que estoy completamente equivocado de una persona que me enseñará de lo que menos sé de publicidad, de lo que menos me interesa y de lo que no obstante, tengo que saber. por la difamación, la calumnia o el pecado que he cometido, a Diós que me perdone y a ella que me pruebe lo contrario, pero todavía siento lo mismo por mi nueva profe. nada.
para variar -como diría mike- una profe sin grajo.

Que mal me cai.

martes, enero 04, 2005
Normalmente no contaría lo que me pasó la noche anterior, pero esto lo tengo que compartir por lo menos para sacarlo de mí.

Anoche llegué un poco tarde a casa. Salí tarde de la agencia. Eran como las 12. Llegué con Season 3 de ALIAS (sí, ahora estoy viciao con esa serie) y me puse a verla. Me dió hambre y fui a la cocina a buscar lo que me habían dejado de cena, había pedido dos hot dogs y que me dejaran las salchichas en la olla pa' calentarlas. Llegue medio en truño. Abrí la olla y me encontré con dos salchichas grandísimas y blanquísimas, taban raras. Me regué, dije de todo (aunque nada más mi mamá fue testigo de mi rabieta. Gracias a Diós y luego sabrán por qué) y las saqué y las boté en el zafacón. Abrí el freezer para darme cuenta de que el otro paquete nuevo estaba vencido. Osea que terminé cogiendo el paquete de las mismas que me habían hecho que no estaba vencido nada. Saqué 1 más del paquete (ya que se me había quitado un poco el hambre) y la puse en una olla nueva. (De este momento hasta hoy no pasó nada importante, les voy a ahorrar tiempo: La saqué, me la comí, me dormí, me levanté, vine al trabajo, fui a mi casa a almorzar y me contaron lo siguiente.)
Luego de almorzar, me puse a ver otro DVD de Season 3 de ALIAS. Mami me dice le dé a pausa, que me quiere decir algo. Yo le digo que lo haga rápido que tengo que volver y quiero ver este capítulo entero. -Esta mañana la muchacha fue a bajar la basura, cuando se iba se dió cuenta que un señor buscaba en la basura y sacó dos salchichas. La muchacha, que se había dado cuenta que el señor no era loco, le dijo: "Sr. por qué usted hace eso? Por algo eso estaba en la basura.." (A lo que el le responde metiéndose una en la boca y envolviendo en plástico la otra camino a su bolsillo) -"Ustéd nunca ha visto a su hijo con hambre? Y a ustéd, no le dá hambre?".

No creo que tengo más nada que decir. Me tengo que chequear.
Qué mal me caí.

Cómo aprendí a compartir tu felicidad.

lunes, enero 03, 2005
Todos dicen que late tan rápido
cuando me abrazan el corazón.
Pero yo no lo siento.

Como tampoco sé lo que siento en este momento.
Mi excusa es tu felicidad, siempre la ha sido.
También es mi medio aunque no justifique el fin
y es que, en medio de sentimientos ajenos estoy.
Bueno, de sentimientos que no son tan ajenos.
Y la culpa de todo esto la tiene tu felicidad,
que es la mía.

Pero tu no la tienes, ni la culpa ni la felicidad.
¿Cómo entonces puedo tenerla yo?
Se me olvida que esto no se trata de mí, sino de tí.

Espero que esa felicidad esté dentro de tí
y que cuando salga el verano que viene con todo su calor,
se te vea en la cara
y en tus ojos que siempre te delatan.

No he tenido tiempo de dormir
osea, no sé como me lo soñé,
que ya no puedo esperar
al día que me llames
y me digas lo feliz que estás.

Ese día será el más feliz día
y sé que lo sabrás porque no tendrás duda alguna
de cómo te quiero,
Feliz.

Ese día habré aprendido
a compartir tu felicidad.

Mis memorias: El Puma.

domingo, enero 02, 2005
OK, la razón por la cual escribiré sobre estas anécdotas es muy simple. Dije en mi post anterior que, más que escribir sobre lo que me pasa o pasó, escribo lo que pienso. Esta vez haré excepción bajo la excusa de que entiendo que mi niñez no fue igual a la de la mayoría de mis amigos. No es algo de lo que puedo decir que siempre me gustó, pues entiendo que de muchas cosas me perdí por la vida que Papa Diós ha elegido. Tampoco puedo ser malagradecido. También doy gracias porque a alguien le tenía que tocar y ni Papá ni su profesión tienen la culpa. MUCHAS vainas chulas me pasaron, me regalaron, tuve y tengo, todo gracias al maravilloso mundo de la TV. Mi orgullo por mi Papá y su profesión lo digo y la repito. Lo único que son pocos los que tuvieron una niñez similar a la mía. Esa es la única diferencia y algo bueno hay que sacar de todo esto.
Dicho esto, dentro de esa niñez diferente tuve la oportunidad de conocer a grandes personalidades del mundo artístico nacional e internacional. Entre ellos José Luis Rodriguez "El Puma", y sobre él esta anécdota.

Una tarde cualquiera (de un día, un mes y un año entre finales de los 80's y principios de los 90's, osea, no me acuerdo), luego de salir de "la costumbre de cada día" (El Show del Mediodía), reunidos en mi casa estaban: Mis viejos, Anthony Ríos, El Puma, mi tío de cariño Augusto Guerrero y creo que ese día estaba Paloma San Basilio (pero no la menciono más porque en la historia (por lo menos en esta) no pintó nada ni dijo nada).
El caso es que estamos en una de las salas y por supuesto el tema de conversación no lo recuerdo por mi corta edad pero estoy seguro que era una de las tantas banalidades del show biz, cuando mi mamá pregunta si alguien quiere un café o un té o lo que sea. Claro está que mi querido Anthony Rios pidió su acostumbrado trago. El Puma pidió un café negro (no recuerdo si lo tomaba con azucar, pero sé que dejó muy claro el hecho de que no le gustaba la Cremora. A esto mi mamá se fue a la cocina, le dijo a las muchachas del servicio que por favor hiciera un café negro, un whiskacho del bueno para Anthony, un jugo de zapote para el jefe y agua para los demás. Pasaron unos minutos y la muchacha salió con su bandeja cuidadosa de que no se le cayera nada. Todo el camino era mirando la bandeja como si fuese un concurso de balance. Pero ella era una profesional. Tenía un dón para tranportar el maso de vainas en una bandeja con un balance increible y mucha fuerza que nadie sabía de donde salía pues era bien flaca. A todo esto yo estaba en una esquinita disque jugando con una grabadora de audio (pero mentira, ya la había desconchiflado todo por dentro, la destripé y la volví a armar y solo servía para hacer el bulto de que en verdad estaba grabando algo). La verdad es que sólo esporádicamente alguien hacía referencia a Yaqui Jr hablando porquería a una grabadora imitando a alguien o haciendo una entrevista al aguacate de la mata del patio de mi casa (por cierto, no quieren saber las cosas que aprendí del agaucate).
Anyway, volviendo a la historia. Cuando la muchacha llegó a la sala levantó la mirada y con la frase "El Puuumaaa!..." salió un suspiro y al piso cayeron ella, la bandeja, el café, las tazas, la vaina del azucar y su conciencia. Nadie sabía que la idolatría mayor de la muchacha era este señor. Luego nos dimos cuenta de que en el cuarto de servicio, ella había cambiado los retratos de Jesucristo que había dejado la anterior evangélica por posters del Puma y uno en especial que me asustó mucho. Donde estaba la foto de Papa Diós con los brazos abiertos, ella puso una del Puma con los brazos abiertos y abajo decía "Agarrense de las manos". Como dije, yo era muy muchacho, pero a esa edad ya yo estaba buscándole la lógica a muchas cosas que normalmente uno no hace a esa edad y por supuesto me puse a pensar en el vínculo entre Papa Diós y El Puma. La suerte fue que desistí cuando me dije "Será que El Puma predica la palabra del señor", y así sobrepasé el fanatismo de la jeva.
Vuelvo a la historia contándoles que cuando la muchacha volvió en sí y abrió los ojos, quienes estaban auxiliándola eran todos los presentes y entre ellos El Puma. Ví que abrió los ojos, al mismo tiempo que suspiraba dijo "Ayyy coño..." y de nuevo cayó inconsciente. Lo demás fue risa, yo también me reí pero no entendí por qué el show ni por qué la risa. Más adelante lo entendí todo y hoy me lo encuentro bastante jocoso y por eso lo cuento.

en resumidas cuentas

ok, hace un tiempo que no posteo. y no es que esté ausente, es que -como dice mi papá- cuando no tengas nada que decir, no digas nada. Aunque el lo dice en su curso/taller de Cómo hablar en público para referirse a las personas que suben a un micrófono a decir "no tengo palabras para...". Si es así, no diga nada. OK, quizás esa no es la verdad, yo siempre tengo algo que decir, aunque sé callar. La vaina es que ultimamente no me he sentido muy allá. No sé, y todo a partir del post del 22. De allá para acá sólo he dejado de decirles par de cosas:
1) Que espero que este año llegue con nuevas verdades para todos
2) Que este 24 y este 31 fueron rarísimos -para mí claro-. El 24 lo sentí como un 42 (que nunca había vivido) y el 31 lo sentí como un día 13 común y corriente. Todo fue al revés. Pero fuck it, viví, y yo con eso soy feliz.
3) -y esto fue lo que más me gustó del 24 y el 31- además de pasarla con mis más queridos, la pasé con ella. a pesar de cualquier arreglo, tiempo, regla o mierda de la que se había hablado o planeado. no pudimos pasarla separados, y que bueno que no lo hicimos.

Algo nuevo? este año que se fue me dejó con 13 canas más en el caco. todos los años me asusto más. todos los años tengo más. estoy en esto desde los 6 años.
gracias viejo. te salvaste porque la mayoría de ellas se encuentran eso sexy. sino, hace años que hubiesen volao con un cellophane.

*a mis lectores: más que decir lo que hago, digo lo que pienso, por ende el nombre.